Año 2016

Año 2016. La crisis petrolera de 2015-2016 genera grandes cambios en la sociedad oritense y putumayense. Los empresarios, mandatarios locales y comunidad en general se dan cuenta que su futuro no puede depender de las variaciones en la industria petrolera y deciden crear su propio destino considerando la industria petrolera como otro actor más en la economía regional, pero no el único. Se necesitaba con urgencia construir una cultura de la legalidad, de valores humanos, sociales y cívicos, de cultura ciudadana, de espíritu empresarial. Se requería investigar sobre lo que es, lo que ha dejado ser y lo que puede ser la Amazonia putumayense; y entonces se pudo comprender que lo que se requería era formar hombres y mujeres ante todo buenos como seres humanos, estables emocionalmente con las bases morales y éticas suficientes que les permitieran usar la ciencia, el conocimiento, los medios tecnológicos y las herramientas para conservar y aprovechar razonablemente las riquezas con las que cuenta la región.

Se genera la conciencia de realizar la investigación y la educación contextualizada a la amazonia, de orientar el grueso de los esfuerzos hacia el sector rural, de promover formas alternativas y sostenibles de cultivar la tierra, fomentar la industria limpia, el comercio y el turismo ecosostenible, contando con la educación como un eje articulador, fomentando dentro de la educación escolarizada los valores éticos y morales, la creatividad y la innovación. 

El cambio en la cultura ciudadana se establece como una de las prioridades para generar el cambio que requiere el municipio de Orito, para potenciar su cambio de imagen que a la vez traerá espectaculares beneficios en otros sectores de la economía.

El movimiento de los jóvenes de la región decide trabajar articuladamente con el Colectivo de Prospectiva y con su ímpetu e ideas frescas motiva para que los cambios culturales se produzcan de manera acelerada, convirtiéndose en ejemplo para los menores y jalonadores del cambio para los mayores, que eran bastante escépticos de que ellos mismos pudieran generar el cambio que requería la región.